Suscribite a nuestro newsletter
enviar
ver newsletter VER NEWSLETTER
ver revista digital VER REVISTA DIGITAL
proyecto_tucuman
Los Pueblos
flecha_overSus Casas
flecha_overSus Habitantes
flecha_overLa Escuela
flecha_overSituación Sanitaria
ver_fotos
contactos



enviar

nuestra_vision ¡gracias!
ayudanos

Instituciones
que nos acompañan

Instituciones que nos acompañan
 
Programa de Becas y Tutoría

 

 

 

 

 

 

 

 

 

list

   

Nuestro compromiso con la educación como tema prioritario de trabajo se afianza cada día, ya que es la variable crítica para romper el círculo de pobreza y constituye la base del desarrollo.

En 2009 nos propusimos encarar un nuevo desafío: el “Programa de Becas y Tutoría N+U”, que consiste en el otorgamiento de becas anuales individuales y el acompañamiento a niños y jóvenes que cursan el tercer ciclo de la Educación General Básica,  Polimodal o sus equivalentes.
Este proyecto nació con el objetivo de lograr aumentar el número de egresados del secundario, como respuesta al bajo porcentaje de jóvenes que terminan sus estudios en la escuela.

Los jóvenes más pobres son generalmente quienes más sufren la imposibilidad de permanecer en el sistema educativo, y a la baja escolaridad le corresponde un menor acceso a puestos de trabajo genuinos.

El informe de la Demanda Laboral Insatisfecha, para el año 2008, realizado por el Indec, relevó la calificación solicitada por las empresas que buscaron personal: en el 33,9 % de los casos se requirió calificación profesional (título universitario o superior); en el 31,2 %, calificación técnica (título secundario o terciario), y en el 34,9%, calificación operativa (sin requisitos de educación formal).
Estas cifras nos indican que cualquier joven que no termine el secundario sólo podrá presentarse al 35% de la oferta laboral.

El nivel de educación alcanzado por las personas determinará su futuro lugar en el mercado laboral y, como consecuencia, la remuneración obtenida. Que estos futuros ingresos no alcancen a satisfacer las necesidades básicas lleva a niveles de pobreza e indigencia. (Ver tabla adjunta)

NIVEL DE EDUCACIÓN ALCANZADO EN PERSONAS INDIGENTES Y POBRES

 

 

 

 

 

 

Primaria completa o menos

Secundaria incompleta

Secundaria completa

Univ./ terciaria incompleta o más

Indigente

68%

21%

7%

4%

Pobre

61%

21%

11%

7%

 

 

 

 

 

Fuente: IERAL de Fundación Mediterránea en base a datos de la EPH del INDEC

 

Según el Relevamiento Anual 2007 de la Dirección Nacional de Información y Evaluación de la Calidad Educativa (DiNIECE), Ministerio de Educación, sobre datos obtenidos en la provincia de Tucumán, del total de chicos que ingresan al secundario (25.060), sólo egresaron 6.710 alumnos, es decir, un 26,77%.

En la Escuela Media Nº 98 de Alpachiri, situada en la zona de acción de N+U, los datos muestran lo siguiente con respecto al año 2008: 56 alumnos cursaron 7º año, mientras que sólo 12 alumnos terminaron el último año, es decir, un 21,43%.
La cantidad de alumnos que estudian en el secundario en las escuelas rurales de la provincia de Tucumán es de casi 22.000, según nos muestra el Relevamiento Anual 2007 de DiNIECE.

¿Por qué los chicos dejan la escuela?

Las zonas son muy carenciadas, por lo cual las familias no pueden financiar los estudios de sus hijos.
Las trayectorias escolares de estos chicos frecuentemente se ven afectadas por condiciones adversas que influyen negativamente en sus aprendizajes: escaso acceso a material pedagógico, trabajo infantil, falta de actividades culturales y recreativas, necesidad de ayudar económicamente a la familia, la situación económica y la falta de desarrollo social de sus comunidades, y por otro lado el factor cultural: baja motivación por parte de la familia para que el chico siga estudiando (esto sucede en algunos casos).

El riesgo de deserción va aumentando a medida que se avanza en edad.

Cuando los jóvenes logran insertarse en el mercado de trabajo –y a pesar de las bajas remuneraciones obtenidas–, su aporte al ingreso total de los hogares no es en modo alguno desdeñable. Esto sugiere que, para que pueda resultar eficaz, un programa de becas debiera contemplar una transferencia de beneficios que compense en buena parte el costo que deben asumir los hogares por mantener fuera de la actividad económica a uno de sus miembros.

El programa está abierto a todos los jóvenes de la comunidad y apunta especialmente a aquellos que tienen el sueño de poder estudiar.
Conocemos a los chicos y los motivos por los que han faltado a la escuela.

¿Qué les ofrecemos?

Esta ayuda tiene distintos destinos: descomprime la economía familiar en general, produce cambios en los vínculos familiares, permite que el alumno adquiera lo que necesita, permite al becado seguir estudiando, incrementa el compromiso de los padres hacia la educación de los hijos, los chicos becados valoran altamente el compromiso de sus padres hacia su educación, algunos hermanos reciben motivación para el estudio y ayuda económica de sus hermanos becados.

 

Objetivos generales

- Lograr la permanencia en la escuela de jóvenes provenientes de hogares de escasos recursos.
- Alto rendimiento académico.
- Finalización de los estudios.


Objetivos específicos

- Disminución del índice de repitencia de los alumnos.
- Disminución del ausentismo a clases;
- Aumento del rendimiento y la calidad académica.
- Incremento del número de egresados de la escuela media.
- Disminución de la deserción escolar (ya que, de no recibir la beca, los alumnos no podrían continuar estudiando).

 

Consideramos que las becas y tutorías N+U serán un estímulo al estudio y un premio al esfuerzo. En este programa, el requisito de mayor peso (además de la necesidad económica) es el compromiso con la educación. El rendimiento cuenta, pero más como una muestra de este compromiso.


Los becados se comprometen a:

  1. Esforzarse en el estudio y el trabajo escolar
  2. Mantener una buena conducta escolar.
  3. Cumplir con el 75% de asistencia a la escuela.
  4. Participar mensualmente de un encuentro con su tutor asignado y colaborar con su tarea.
  5. Asistir a los “encuentros de jóvenes” organizados por Necesidad más Urgente.

 

Las becas consisten en:

-Facilitar al becado la obtención gratuita de los libros necesarios para la cursada.
-Proveer clases de apoyo escolar en caso de dificultades en alguna materia.
-Designar un tutor para el seguimiento académico del alumno y para facilitar la solución de problemas de esa índole que pudieran presentarse. Brindar al alumno becado diferentes herramientas para lograr un óptimo aprovechamiento de su escolaridad, fomentando el desarrollo de estrategias personales para el aprendizaje y el estudio (cuadros sinópticos, organizar cronograma de estudio, etc.). La figura del tutor permite generar un estímulo, a partir de las técnicas de estudio y el apoyo afectivo que reciben en esta tarea.

  -Otorgar beneficios tanto para el becado (vestimenta, juegos, etc.) como para su familia (comida, materiales de construcción para mejorar la vivienda, sábanas, vestimenta, etc.)


Función del TUTOR

-Realizar encuentros para conversar sobre la evolución y el desempeño escolar del alumno becado, estimulándolo en sus estudios. Además, se observarán sus carpetas y trabajos, y se recibirá la documentación solicitada (boletines, certificados de asistencia, etc.).
-La tarea del Tutor es acompañar y lograr que el becado adopte hábitos adecuados de estudio. El acompañamiento implica una ayuda para transitar los desafíos y las dificultades que plantea la escolaridad: el miedo a una prueba, las dificultades para entender una materia, la relación conflictiva con un compañero o profesor son muchas veces hechos cruciales para la vida de un alumno, y no se enfrentan de la misma manera solo o con la orientación de un adulto tutor.

-Cumplir con el trabajo escolar: que el alumno revise todos los días la carpeta y la complete cuando falta, que practique los ejercicios de matemática, que se reúna a estudiar con un compañero que entienda mejor el tema son algunos ejemplos de pequeñas metas que podemos ir transmitiéndole a los becados para que así mejoren su rendimiento.
En muchos casos, se intenta generar un cambio positivo en los hábitos del alumno (por ejemplo: “seguir esforzándome en matemática y tratar de dormir menos tiempo” o “participar más en clases”).



footer